{contenido idehogar}

normas de alcoba: las 3 cosas que nunca deberías hacer en la cama

La larga lista de cosas que nunca debes decir o hacer durante el sexo es interminable, pero la mayoría de ellas son errores comunes que todos saben que deben evitar.


 

 

PhD Guillermo Rivera Arroyo
Universidad de Melbourne

Regla Nº 1: Pregunta, antes de morder
El repertorio posible de los comportamientos sexuales entre dos pesonas es verdaderamente infinito, donde todo está permitido siempre y cuando sea de común acuerdo. Muchos hombres y mujeres piensan que morder durante el sexo puede ser estimulante y agradable, pero eso no quiere decir que el morder o ser mordidos guste a todos. Tanto hombres como mujeres por igual, disfrutan a menudo ligeras mordidas en el pezón, pero a nadie se le debe morder aunque sea ligeramente sin antes preguntar a la otra persona si está bien. Desde el punto de vista psicológico este comportamiento, puede ser interpretado como agresivo y controlador si es que antes no se ha recibido luz verde para continuar. Si quieres morder con más intensidad, pregunta a tu pareja: ¿Está bien si lo hago con un poco más de fuerza?. Conseguirás mayor confianza de él o ella y estarás demostrando que tomas en cuenta su placer y también el tuyo.

Regla Nº 2: No realizar un comentario crítico o gesticular, como respuesta a una petición Inusual
Mientras que el comportamiento sexual entre dos adultos sea consensuado y no cause ningún daño físico, todo es aceptable en la amplia variedad de conductas sexuales, si se respeta estos dos principios no hay nada que podamos juzgar como anormal. En otras palabras, si estás en una relación y quieres probar una actividad sexual en particular, es válido que tú pidas. Las cosas se complican cuando tu pareja te pide algo con lo que no te sientes cómodo (a) o interesado (a) en intentarlo. Usualmente es durante las relaciones sexuales que las peticiones sexuales son más frecuentes, así que ten cuidado de cómo responder a una solicitud sexual en el calor de la pasión. Con demasiada frecuencia, cuando te piden algo un poco inusual, la pareja se siente sorprendida o apagada y muestra una visible expresión de ¡Oh Dios! en su rostro. Esta reacción puede hacer que la pareja se sienta avergonzada o despreciada, y nadie quiere sentirse como un bicho raro, cuando se supone que deben estar teniendo un intercambio amoroso estréchamente íntimo.

Regla Nº 3: No expresarse negativamente sobre el rendimiento sexual de su pareja
Los cuerpos de los hombres y las mujeres, indudablemente, funcionan de manera muy complicada y diferente, y los factores psicológicos que provocan problemas sexuales de rendimiento, son aún más difíciles de entender. A menudo, por ejemplo, problemas de rendimiento en el dormitorio se refieren a la incapacidad del hombre para conseguir o mantener una erección. La situación, si el problema persiste por un tiempo, puede ser frustrante para la mujer por razones obvias, pero también puede provocar que ella se tome el problema de manera personal. En otras palabra, que termine preguntándose, ¿soy yo, es mi culpa?, ¿hay algo que estoy haciendo mal?. En tales casos, la mujer no debe expresar su frustración delante de él, o reclamarle o interrogarle al respecto, ésto, sólo provocará que el problema se agrave. Es mejor esperar otro momento para hablar del asunto, y juntos buscar una solución.

Durante la actividad sexual, nunca exprese sus sentimientos negativos sobre el desempeño de su pareja en el calor del momento. Hay mucho en juego en esas situaciones, ya que cada uno está inundado con todo tipo de sentimientos: frustración, decepción, vergüenza, e incluso ira.

Está muy bien que exprese sus sentimientos, pero espere a expresarlos hasta más tarde cuando los dos se sientan seguros y recompuestos de nuevo - y estén vestidos.

Tomando en cuenta estas tres simples reglas evitará muchos problemas y malentendidos que engendran resentimiento y frustración. Al hacer un inventario y tomar conciencia de su comportamiento durante el acto sexual puede lograr que su relación en general y su vida sexual sean mucho más agradables y sin problemas.

 

“Lograr un equilibrio entre la pasión y la cortesía puede ser un reto”.

 

Todos los Derechos Reservados - CopyRight 2012 idehogar.com.bo